¡La historia de amor de Jack y Cristina y su feliz unión!

El amor con el que tanto soñamos está esperando por nosotras y el destino nos marca los senderos para encontrarlo. Si existe alguien en este mundo destinado a ser nuestra compañero, esa persona aparecerá cuando menos lo esperemos y puede incluso compartir nuestros mismos intereses académicos, aunque iniciara su camino por este rumbo antes que nosotras. Esta es la historia de Jack y Cristina, una pareja que se conoció mientras estudiaban Derecho. Ellos se conocieron por un amigo en común y desde que tienen memoria, no pueden imaginarse el uno sin el otro.

La Historia

Cristina nos cuenta cómo fue el momento en que se vieron por primera vez. Hace memoria y nos dice que fue en el 2007 cuando ella llevaba un curso en la universidad de Derecho Tributario, momento en que pidió a un amigo que le contactara con algún conocido que le explicara unos tópicos del curso que se le hacían complicados. Así este amigo contactó a Cristina con Jack, y así ella se citó con él en la biblioteca de la universidad, luego de contactarlo por HI5,  para poder conocer más del tema que le traía problemas en el mencionado curso.

El día de la “cita” Cristina nos cuenta que llegó un poco tarde y que a lo lejos vio a un joven sentado y algo malhumorado esperando, no obstante cuando empezaron a conversar, la primera impresión que le había dado Jack cambió por completo y la charla se tornó muy amena, así fue como iniciaron una amistad que con el tiempo se volvería una hermosa relación de pareja y ahora de esposos.

La pedida de mano de Cristina fue muy emocionante. Cristina nos cuenta que se dio durante un viaje a Paracas, cuando se alojaron en el hotel San Agustín. Habían viajado allí por su aniversario y como Jack solía sorprenderla siempre en esta fecha Cristina no sospechaba para nada de sus planes. Así de pronto llegó a la habitación una cajita bella dentro de la cual había mini pie de limón (¡Cristina ama el limón!) y sobre el merengue se encontraba su anillo de compromiso. Fue un momento hermoso y el hotel fue cómplice de su pedida, nuestra novia nos cuenta que aún guarda bellas fotografías de aquel momento tan especial que les cambió la vida para bien.

Los Novios

Aquel 21 de mayo se celebró la tan esperada boda de Jack y Cristina. Ese día Cristina nos cuenta que decidió llevar dos vestidos de novia. El primero sería para ser usado en la iglesia, traído del extranjero, la novia nos cuenta que cuando lo vio se enamoró de él y supo que era el vestido que debía usar en su ceremonia. El vestido fue ajustado a sus medidas por Susy y Elena, dos modistas a quienes ya conocía y en la que confiaba. El segundo vestido que utilizó tenía mucho significado, y es que era el vestido corto que también llevó como segundo vestido su madre en su boda y que siempre le gustó a Cristina.

Como quería ser una novia que se sintiera cómoda en el entorno campestre, Cristina acompañó su vestido con unas lindas balerinas de encaje que le permitieron omitir los tacones de boda.

Cristina nos comenta que no suele utilizar joyas, pero para este día tan especial decidió llevar además de su anillo de compromiso una bonita pulsera que le había obsequiado Jack y unos aretes azules heredados de su familia.

Su maquillaje estuvo a cargo de Angella Alvarado  Pergarallo, su tía, quien es además maquillista profesional; y su peinado lo realizó Alejandro Álvarez. Ambos fueron cómplices de resaltar la belleza de la novia no solo en la boda, sino en la sesión pre-boda.

La Ceremonia

El matrimonio y la fiesta de Cristina y Jack tuvo lugar en la Hacienda Gentileza ubicada en el distrito de Lurín, un bello lugar campestre que contaba con una capilla de la Virgen de Guadalupe que fue construida por el dueño como obsequio de bodas para su esposa. Este detalle del establecimiento fue lo que motivó a los novios a elegir esta locación para su boda.

La ceremonia fue oficiada por el padre Luchito (como le dicen de cariño los novios). El sacerdote conoce hace muchos años a Jack y era el indicado para ser parte de tan importante etapa en sus vidas. Cristina nos contó que durante la ceremonia se dio un momento divertido, cuando el padre daba el sermón y pronunció la frase “porque Dios nos llama” y justo en ese instante sonó su teléfono ante lo que atinó a decir entre risas, amenizando el momento: “Creo que Dios nos está llamando”, sin lugar a dudas un momento que ayudó a bajar los nervios de la boda y puso el toque divertido a la ceremonia.

Uno de los momentos más emocionantes de esta etapa de la boda fue el ingreso de Cristina a la iglesia. El momento fue muy emotivo al ver al que sería su esposo y a sus seres queridos esperándola en la iglesia.

Las canciones del coro también fueron parte de lo que aumentó la belleza de la ceremonia y es que la madre de Jack forma parte de un coro (junto con Jack) e interpretaron a duo dos canciones hermosas: “Pescador de hombres” y “Tan solo una luz”.

Todas las fotografías de la boda y pre boda fueron tomadas por Maka Mikkelsen que hizo un estupendo trabajo. Los novios nos cuentan que las fotografías que más les agradaron fueron las que se tomaron antes de la recepción y donde se aprovecharon las diferentes locaciones de la hacienda.

La Recepción

La decoración de la boda siguió la tendencia del lugar: ¡Muy campestre!, Cristina  cuidó que se usara mucho el yute en el decorado para guardar armonía con la boda que se celebraba al aire libre.

Toda la decoración de la boda estuvo a cargo de Daniela Inurritegui y para la hora loca de la boda se eligió como tema: ¡Nubeluz!, para que todos los invitados se conectaran con el momento y volvieran a recordar esa época donde todos eran niños. La fiesta fue animada por el DJ Carlos Tenorio.

Jack y Cristina acaban de cumplir el 21 de noviembre seis meses de feliz matrimonio y nosotros desde Zankyou les deseamos lo mejor en esta hermosa etapa de sus vidas. ¡Que el amor los llene en cada momento y que sigan siempre legalmente enamorados!

Fotografía: Maka Mikkelsen | Local de recepción: Hacienda Gentileza Maquillaje: Angella Alvarado  Pergarallo | Peinado: Alejandro Álvarez | Decoración: Daniela Inurritegui | Música: DJ Carlos Tenorio|  Hotel pedida: San Agustín Paracas

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Danos tu opinión

Créditos: Maka Mikkelsen
Andrea y Pablo: la historia de un amor verdadero unido por los pequeños detalles
¿Preparado para encontrar el amor de tu vida? Andrea y Pablo jamás imaginaron que así fuera, pero su historia nos confirma que en cualquier momento podemos encontrar a la persona indicada.
Créditos: Tahuano
Sol y Juan Diego: del primer amor al altar, ¡una historia de cuento de hadas!
¿Te imaginas casarte con tu primer amor? ¡Juan Diego y Sol lo hicieron en una boda soñada! Te invitamos a conocer esta romántica historia de principio a fin.
Mapi y Alan: una amistad que se volvió la más bella historia de amor
Mapi y Alan: una amistad que se volvió la más bella historia de amor
Un amistad larga y sincera que resultó ser el más hermoso y verdadero amor: Una boda inolvidable, un amor para siempre. Conoce la historia de Mapi y Alan.

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¡Tu empresa también puede estar en Zankyou!
Si tienes una empresa de bodas o eres un profesional, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen para organizar su boda en 23 países. Más información