Tenemos problemas en la relación: ¿necesitamos terapia?

Tenemos problemas en la relación: ¿necesitamos terapia?

Es evidente que en una relación de pareja, no todo es color de rosa. Inseguridades, el estrés, los defectos y otras diferencias, dan paso a los problemas. ¿Será necesario la terapia de pareja? Aquí te contamos los motivos por los que se acude.

Tenemos problemas en la relación: ¿necesitamos terapia?
Foto: Alejandro J. de Parga
  • Vida en pareja
  • Consejos
  • Pareja

Toda relación de pareja atraviesa por diversas etapas y cambios que pueden tener un impacto significativo sobre la relación. Inicialmente, todo es color rosa pero conforme la relación avanza y comenzamos a pisar la realidad, es cuando aparecen las insatisfacciones, las inseguridades, el estrés, los defectos del otro y las diferencias, dando paso al surgimiento de los problemas. Empiezan las discusiones, el desinterés y la búsqueda de culpables, situaciones que lejos de ayudar a solucionar el conflicto, hacen que gane más terreno.

En su afán de superar los problemas, la pareja busca diferentes alternativas de solución, algunos logran hacerlo por sí mismos; otros buscan consejos de familiares, lo que muchas veces genera más dificultades de las que ya se tenía; y otros recurren a los amigos, pero no siempre obtienen los resultados que buscan. De alguna forma, la pareja sabe que son situaciones con las cuales tienen que lidiar y confían en que podrán salir airosos de ello, y aunque algunos lo logran, para otros, esta tarea resulta complicada, llevándolos a plantearse la posibilidad de buscar ayuda profesional.

guardar
Foto: Phovoir

La existencia de problemas no significa que la pareja obligatoriamente deba acudir a terapia, ya que, muchas parejas logran superar sus dificultades por su propia cuenta. Sin embargo, si llegar a la solución se torna difícil, recurrir a un especialista puede ser de gran ayuda. La terapia de pareja es un recurso saludable, que puede darse en cualquier momento de la relación, ya que puede funcionar para intervenir sobre los problemas, así como para prevenirlos.

Motivos por los cuales las parejas acuden a terapia

Las razones para acudir a terapia son muy amplias y como se mencionó anteriormente, no necesariamente implican que la pareja se encuentre en una crisis o que tenga muchos problemas, ya que muchas veces, la terapia es un medio para prevenir dificultades futuras en la relación. No obstante, existen algunos motivos, muy comunes, que llevan a las parejas a terapia, entre ellos se encuentran:

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Problemas de comunicación: los fallos en la comunicación suelen ser causantes de malos entendidos que terminan desencadenando en conflictos. Dentro de la terapia, primero se busca que ambos miembros se sientan escuchados y respetados, para luego establecer patrones de comunicación saludables y efectivos que permitan la expresión del pensar y sentir de cada uno, llevándolos a llegar a acuerdos en pro del bienestar de ambos.

Decisiones y cambios importantes: dentro de una relación surgen situaciones que implican momentos de transición importantes para el futuro de la pareja como el matrimonio, la convivencia, convertirse en padres, cambiar de residencia, enfrentar una infidelidad, entre otras cosas que, generan inestabilidad, por lo que las decisiones que se tomen en torno a ello deben ser procesadas de la mejor manera. En la terapia las parejas podrán negociar estas decisiones y encontrarán nuevas herramientas para manifestar su malestar respecto a los cambios y las expectativas que tienen sobre la relación.

guardar
Foto vía Shutterstock

Dificultades en la intimidad: las relaciones sexuales, la complicidad, las caricias y los abrazos pueden ser actividades que se han reducido en la relación, afectando la intimidad, lo que ocasiona insatisfacción y distanciamiento entre la pareja. En la terapia encontraran herramientas que les permiten recuperar la intimidad en la relación.

Afrontar situaciones personales: ambos miembros de la pareja son seres individuales que deben afrontar sus propios conflictos o vivencias personales, como: despidos laborales, problemas familiares, perdida de un ser querido, cambio de trabajo o enfermedades físicas o mentales, y en algunos casos porque se sienten estancados. Situaciones que pueden afectar la estabilidad de la relación. La terapia de pareja puede ser de gran utilidad para hacer que esta experiencia dolorosa sea llevada de la mejor manera, y en mutuo apoyo encuentren medidas para salir adelante.

guardar
Foto vía Wave Break Media

Crianza de los hijos: los hijos son fuente de alegría para los padres, pero también demandan mucho de ellos, por lo que pueden ocasionar que los momentos de pareja se pierdan, afectando la intimidad en la relación. La terapia permitirá encontrar estrategias para que la pareja divida y gestione mejor sus roles.

Gestión del dinero y rutina diaria: las rutinas suelen ser saludables, pero también pueden generar conflictos en las parejas, si es que no se han establecido roles y funciones equitativas tanto para el manejo del dinero como para la realización de los quehaceres en el hogar. Peor aún si la pareja ha caído en una monotonía que los hace sentir estancados e insatisfechos. La terapia permite que las parejas hablen de sus sentimientos y articulen cómo su relación puede no estar cumpliendo con sus expectativas, con el objetivo de buscar estrategias para que se satisfagan las necesidades individuales y colectivas.

guardar
Foto vía Shutterstock

En general, la terapia es un espacio que permite el reencuentro de la pareja, donde se proporcionan herramientas para que logren comunicarse y gestionar sus conflictos de la mejor manera, a fin de que cada uno se sienta mejor consigo mismo y con el otro, para finalmente, recuperar la relación, o por el contrario, si así lo desean, separar sus caminos, haciendo que la ruptura sea lo menos dolorosa posible.

Te interesará también leer sobre estos temas: primera crisis en el matrimonio: cómo superarla y fortalecer la relación o tus amigos o yo: cómo evitar la situación en la vida de pareja.