Daniel y Gustavo: un amor en el que las casualidades no existen

Daniel y Gustavo: un amor en el que las casualidades no existen

Conoce la historia de Daniel y Gustavo y su iluminada boda, donde el protagonista fue el amor verdadero.

  • Real weddings
  • Otoño
  • Aire libre
  • 2018
  • Lima

Hay una frase que Daniel y Gustavo han repetido hasta hacerla suya: “las casualidades no existen”. Es como un mantra constante para su amor y un recordatorio de que todo lo que vivieron en su momento, bueno o malo, los ha llevado hasta donde están hoy. Y luego de una boda en Lima llena de amor y simbolismos, esas palabras resuenan aún con más fuerza. ¡Conoce su historia!

guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento

La historia

Daniel y Gustavo se conocieron en una fiesta de Año Nuevo para celebrar la llegada del 2015. Aunque Daniel no quería ir, luego de estar ahí y conocer a quien más adelante sería su esposo, está agradecido de haber asistido. Esa noche conversamos, nos reímos y fue mágico”, cuenta, y desde entonces no se separaron. Más adelante, luego de un viaje de diversión un primero de febrero, Gustavo le pidió ser su enamorado con unas palabras que hasta ahora Daniel recuerda: “no puedo prometerte un para siempre, pero puedo prometer esforzarme para enamorarte todos los días”. Por supuesto, la respuesta fue sí.

Hasta ese momento Daniel ya le había presentado a sus papás a Gustavo, y en cambio él no había hablado con los suyos ni de su preferencia sexual ni de su romance con Daniel. Fue en un viaje a Colombia, sin embargo, porque Gustavo es de ahí, cuando ya no había escapatoria. Se acercó donde su papá y le confesó todo. Al contrario de lo que pudo haber pensado, todo salió bien y su novio se llevó bien con la familia. Era diciembre del 2015.

Al final de ese viaje, durante una cena y cuando apenas tenían 10 meses de relación, Gustavo se acercó a Daniel y tomó su mano. “Yo sabía que la persona que le presentara a mis papás sería mi para siempre”, fue lo que dijo. Daniel no pudo contenerse y empezó a llorar de emoción. La pedida se hizo más formal y el sí se hizo rotundo, aunque no sería hasta marzo de 2017 cuando comenzaron con los preparativos y la elección de la fecha de la boda. Como anécdota nos cuentan que a Daniel no le gustaba llevar anillos, pero el que recibió de Gustavo, uno de oro blanco grabado con sus nombres en el interior, era todo lo que quería usar.

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento

La preparación de los novios

Ahora que el sí estaba dado y el tiempo pasaba, los novios se pusieron manos a la obra para la boda de sus sueños. En lugar de un evento protocolar y multitudinario, prefirieron darle a su matrimonio la frescura de una fiesta de atardecer. Y eso hicieron: un garden party. Mandaron a traer desde India trajes típicos de boda de ese país, sherwanis, para diferenciarse de los invitados. Incluso tomaron las medidas por videochat con un sastre de allá.

guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento

Para los partes tenían una idea: que su perrita Cholula sea la presentadora que invitara a los asistentes a la boda de sus papás. Las ilustraciones de sus personajes y de Cholula estuvieron a cargo de Nube9, y la composición de las invitaciones fue tarea de Partes Adrián. Una combinación perfecta.

guardarNube9
Créditos: Nube9

Cuando iniciaron los preparativos, en agosto del 2017, Daniel y Gustavo habían pensado casarse en una casa de la familia, pero en febrero del 2018 supieron que había otra pareja que se quería casar ahí. Entonces decidieron retirarse “porque no queríamos empezar nuestra boda con las lágrimas de otra pareja”. Fue entonces que buscaron otro lugar y dieron con Villa Mónica, un lugar que sin duda fue más de lo esperado, y que además de acoger a los novios en su noche de bodas, también acogió a la familia cercana en sus bungalós.

Además contaron con la ayuda de profesionales para la organización de su evento: Rompecabezas Producciones. Aunque esta no es una empresa dedicada exclusivamente a la organización de bodas, fue exactamente lo que Daniel y Gustavo buscaban. “No queríamos que hubiera un formato tan de boda, sino de fiesta, y Rompecabezas tenía bastante experiencia en fiestas grandes, cuentan. “Su primera vez como wedding planners fue con nosotros, y fue súper porque nos contactaron con todos los proveedores”.

guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento

Y aunque el estrés estuvo presente en todo momento de la planificación, al final saber que todo lo haces por el amor de tu vida fue la razón para mantener la calma. En palabras de Daniel: “Recuerdo que el estrés se mantuvo altísimo hasta el mismo día de la boda. Todo el mundo me decía qué hacer y media hora antes yo dije ¡ya basta!, y saqué a todos y me encerré en un cuarto porque necesitaba recordar por qué estaba haciendo todo esto. Luego vino Gustavo y nos recostamos cinco minutos para conversar y decirnos cuánto nos amábamos y cuán importante era el paso que estábamos dando. Luego de eso sentí muchísima paz”. El gran día había llegado.

guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento

La ceremonia

Daniel y Gustavo se casaron en una ceremonia simbólica el 28 de abril del 2018. En ella se hizo una representación en que se juntaron los cuatro elementos: la tierra, el aire, el agua y el fuego, y donde los novios agradecieron a Dios por haberlos llevado hasta ese momento. El 9 de julio se casaron civilmente en Bogotá.

guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento

Como parte del estilo garden party, los invitados vistieron atuendos relajados: las mujeres sin pedrería ni brocados y los hombres sin corbata. La idea era que la gente no se estuviera preocupando por sus prendas: “no queríamos que el protagonista fuera la decoración ni la ropa, sino el amor”. Además, la ambientación con luces y flores que dio la atmósfera mágica estuvo a cargo de Ingenia Bodas.

Cada momento fue captado por el lente de Rolando Porciento, con quien la pareja congenió desde el primer momento y a quien le deben el haber capturado el amor en cada una de las fotos. Solo hace falta observar las imágenes para darse cuenta de lo espontáneo del romance.

guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento

La recepción

Después de la ceremonia, era hora de la diversión. El catering estuvo a cargo de Sylvia Dalmau, y a mitad de la noche se sirvieron anticuchos y picarones de la señora Juanita, muy conocida en Pachacamac. Además se sirvió una ronda de aguaditos, todo en platos biodegradables de la empresa Leaf Pack.

guardarRolando Porciento
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento

En la fiesta, también en Villa Mónica, se presentó un show de Drag Queens a cargo de Drag Show: Go Diva, una experiencia única y muy original que puso a todos los invitados a bailar.

guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento
guardar
Créditos: Rolando Porciento

Finalmente, lo que Daniel y Gustavo recuerdan más de su boda es el ambiente de amor que se sintió en todo momento. No solo de la pareja o los invitados, sino incluso de los proveedores. Como dice Daniel, “nunca vas a recibir tanto amor como en el día de tu boda”, aunque tal vez no está contando todo el amor que va a recibir los días que le esperan con Gustavo.

Fotógrafo de bodas: Rolando Porciento | Partes: Partes Adrián | Ilustración de partes: Nube9 Wedding Planner: Rompecabezas Producciones | Catering: Sylvia Dalmau Catering | Decoración: Ingenia Bodas | Local de ceremonia y recepción:  Villa Mónica | Espectáculo de Drag Queens:  Drag Show: Go Diva  | Platos biodegradables: Leaf Pack 

Contacta con las empresas mencionadas en este artículo

Sylvia Dalmau Catering Buffet matrimonios
Villa Mónica Haciendas Matrimonio
Partes Adrian Partes de matrimonio

Danos tu opinión

¡Recibe el 100% de tus regalos como dinero en efectivo!