¡Viaje a través del tiempo! La novia luce los vestidos de novia de sus tres generaciones pasadas

Muchas veces las bodas son sinónimo de tradición familiar, pues existe un gran número de novias que, sin olvidar su particular estilo, se apropian de antiguas costumbres para enaltecer el legado de sus familias, tal y como lo ha hecho Colleen Dejno, una joven de 33 años de Saint Paul (Minnesota, Estados Unidos), quien protagonizó una original sesión fotográfica luciendo los vestidos de novia de sus tres generaciones pasadas; el de su madre, su abuela y su bisabuela. El resultado: un nostálgico y original viaje a través del tiempo. ¿Preparada para verlo?

Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter
Colleen Dejno y su futuro marido. Foto: Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter

Según hemos podido saber por ABC Newseste increíble viaje comenzó cuando Colleen supo que su madre guardaba el vestido de novia de su bisabuela, una reliquia familiar que data de 1910. Fue en ese momento cuando comenzaron a brotar algunas ideas, pues no todo el mundo tiene a su disposición un vestigio de tal magnitud. “Pensé: ¡Oh, dios mío! ¡Tenemos un vestido de hace 100 años! ¡Tengo que verlo!'”, explicó la novia al medio estadounidense.

Posteriormente, la idea de hacer algo increíble fue tomando forma cuando la joven novia recordó que su madre, Patricia Cotter, todavía guardaba el vestido de su boda de 1973; y que su tía, Edith Jane, conservaba el vestido de novia de su abuela. Con estos elementos, la idea de una nostálgica y original sesión fotográfica estaba materializada en la mente de Colleen, sin embargo aun faltaban algunos detalles.

También te puede interesar: ¿Cómo elegir a un buen fotógrafo de bodas? ¡Toma en cuenta estos 10 consejos!

Con el objetivo de encontrar más inspiración, Colleen revisó los álbumes y documentos de su familia, y esto le permitió recuperar algunas fotografías de su pasado, entre ellas, instantáneas de las bodas de las mujeres de su familia, bien conservadas pese a los embates del tiempo. Además, esta breve búsqueda le permitió rescatar complementos, objetos y elementos para ambientar las escenas de la  increíble sesión fotográfica que estaba por venir. Solo faltaba algo, o más bien alguien: el fotógrafo.

Para ello, Colleen recurrió al ojo de Jeannine Phol, quién aceptó formar parte de este experimento. La fotógrafa fue la encargada de plasmar los instantes tal y como ocurrió en el pasado. Durante la representación, los salones que tuvieron cabida, fueron los que Colleen y su chico utilizarían semanas después para su boda. Después, solo habría que hermanar las fotografías y esperar los geniales resultados.

Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter
Colleen Dejno/Edith Jane, abuela de Colleen, con su marido en 1947. Foto: Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter

La fotógrafa nunca había visto nada igual en su carrera, según explicó “en estos tiempos, la gente se deshace de este tipo de reliquias y no se aferra a las herencias durante demasiado tiempo”. Por suerte, hay personas como Colleen que buscan preservar el pasado para que las generaciones venideras conozcan y respeten la historia de la familia.

Las fotografías recreando la escena nupcial de su bisabuela fueron las más especiales. Y aunque Colleen no la haya conocido, sabía que, incluso sobrepasando los límites del tiempo y el espacio, ambas mantenían una conexión especial: “Mi afición es el diseño y ella era costurera, por lo que ponerme su vestido y hacerme la fotografía era una manera de conectar con ella”, dijo. “Podía mirar el vestido e imaginarla ejecutando cada puntada. Me asombra que lo hiciera ella misma”, afirma.

Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter
Colleen Dejno/Mary, bisabuela de Colleen, con su marido en 1910. Foto: Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter
Asimismo, la madre de Colleen comentó que contemplar a su hija luciendo su vestido es una de las cosas más increíbles que haya visto, ya que además del parecido físico, sentía que podía verse a sí misma, al tener el mismo peinado y el mismo vestido. Afirma que la experiencia de ver a su hija con su vestido fue como un viaje en el tiempo alucinante.
Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter
Colleen Dejno/Patricia Cotter, madre de Colleen, con su marido en 1973. Foto: Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter

Pero esto no fue todo. Colleen siguió tirando de recuerdos, pero esta vez de la familia de su chico. Así pues, pidió prestado el vestido de novia de su futura suegra y se tomó una de las fotografías con el atuendo puesto, para después compararlo. El novio de la chica también participó.

Te puede interesar: Cinco fotógrafos que debes seguir en Instagram. ¡Sus trabajos te enamorarán!

Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter
Colleen Dejno posa con el vestido de su suegra de 1967. .Foto: Jeannine Marie Photography|Patricia Cotter

Sin duda alguna, Colleen participó en un viaje en el tiempo que no muchas mujeres tienen la oportunidad de realizar, así que si alguna vez llegas a tener a tu disposición vestidos de novia, anillos o cualquier otro elemento que forme parte de tu pasado familiar, aprovéchalos para enaltecer el legado de tu familia. ¡Los resultados serán únicos!

¿Te ha gustado este artículo? Compártelo

Más información

Danos tu opinión

Crea gratuitamente una web perfecta para tu boda

100% personalizable y con cientos de diseños para elegir. Ver más diseños >

¿Trabajas en el mundo de las bodas?
Si tienes una empresa de organización de bodas o eres un profesional de este rubro, Zankyou te ofrece la oportunidad de dar a conocer tus servicios a miles de parejas de novios que nos eligen en más de 19 países. Más información