Publicidad

El temor al compromiso, ¿a qué puede deberse?

¿Por qué la palabra compromiso genera cierto temor en las personas? Puede deberse a que tomar la decisión no sea muy convincente para uno, o no se quiera asumir el costo que implicaría tomarla.

El temor al compromiso, ¿a qué puede deberse?
Foto: Enkuadres
  • Vida en pareja
  • Consejos
  • Felicidad
  • Pareja

A lo largo de la historia de la humanidad, el amor como concepto ha tenido un rol destacado, siendo parte importante de la formo en nuestros vínculos interpersonales se van desarrollando. Y en este aparte, vale la pena acotar que el amor y enamoramiento no significan lo mismo: el enamoramiento refleja la atracción inicial  manifestada en forma de pasión; por su parte, el amor presenta fases más avanzadas de las relaciones y consta de distintos factores. El psicólogo Robert Sternberg, profesor de la Universidad de Yale ha desarrollado interesantes estudios la creatividad, la inteligencia y el amor, y sobre este indica que está compuesto por 3 elementos: intimidad, pasión y compromiso.

La intimidad, la cual hace referencia al sentimiento de cercanía, a la amistad, el afecto y la conexión entre las personas.

La pasión dirigida a la atracción física y al impulso por querer estar cerca a la otra persona.

Y por último, el compromiso fundamentado en la decisión de permanecer en la relación a pesar de las dificultades.

guardar
Foto: Juan Alfredo Fotografia de Bodas

Tener un compromiso con otra persona es una decisión; cuando nos cuesta mucho tomar una decisión puede deberse a que, por un lado, el beneficio de esta decisión no sea suficientemente convincente para uno, o que, por otro lado, no se quiera asumir el posible costo que implicaría la decisión (dejar de lado las otras opciones).

A continuación, presentamos algunas posibles causas del temor al compromiso:

  • Temor de tomar una decisión equivocada: ante ello, ¿cuál es la decisión correcta y cuál la equivocada? Una relación que cumpla las expectativas de una persona puede no cumplir las expectativas de otra, por lo que la decisión correcta depende de cada uno, sus valores y sus ideales.
  • No saber qué se quiere para uno mismo en un futuro, o qué se quisiera de una relación.
    Tener más presente lo que se podría perder ante los beneficios que podrían acompañar a la decisión de tener una relación.
  • Dificultad para asumir nuevos roles: por el temor a no sentirse cómodo en el nuevo rol de pareja.
    Sentirse presionado para tener una relación, ya sea por familia, amigos o sociedad, y percibir que la decisión no estaría siendo completamente propia.
  • Ideas de perder la libertad y la autonomía. Sin embargo, en una relación saludable, las personas pueden continuar con su individualidad además de tener un rol de pareja. Se trata de llegar a un equilibrio.
    Haber pasado por una ruptura reciente que no haya sido superada.
  • Contar con experiencias dolorosas en relaciones pasadas (por ejemplo: infidelidades, decepciones, rechazos, celos, etc.) y temer que se repita.
  • Temor a la posibilidad de que en un futuro la relación termine y sea difícil de superar al haber dedicado más tiempo y al haber involucrado más emociones.
guardar
Foto: Micho y Fiore Fotografía de Bodas

Como aspecto general, se trata de una dificultad para reconocer, aceptar y gestionar las emociones, especialmente el temor, ante lo cual se toma la opción de evitar bajo la lógica de: “para no perder, mejor no involucrarse”, dejando así de utilizar estrategias más productivas para resolver el temor.

Consideremos que el temor se le tiene a situaciones posibles, sin embargo, lo posible no es necesariamente lo que va a suceder, así que se generan dudas. De esta forma, las dudas se tornan en una preocupación constante, que mientras no se vayan identificando y resolviendo, se intensifican y llevan a no sentirse en control, y mientras más incertidumbre, aumenta el temor, por lo que se vuelve un círculo vicioso de dudas y temores que dificultan que se tenga una verdadera visión de la situación real de la relación.

guardar
Foto: Enkuadres

Vale la pena cuestionarnos a qué se estaría renunciando realmente con la decisión de asumir un compromiso, así como también cuestionarnos cuál es el verdadero beneficio de este, y así cotejarlo con qué es lo que nosotros queremos para nuestro futuro. Entonces, más allá de entender el temor al compromiso como un concepto genérico, la idea es preguntarnos ¿qué le significa el compromiso a esta persona para que pueda ser percibido como un peligro?

Te puede interesar además:

¿Cómo manejar la desconfianza en la pareja generada por las redes sociales?

¿Cuáles son los temas para conversar antes de convivir? Te contamos

¿No te quieres perder las últimas novedades para tu boda?

Suscríbete a nuestra newsletter

Danos tu opinión

¡Recibe el 100% de tus regalos como dinero en efectivo!